Shop Mobile More Submit  Join Login
×

Ohhh, eterna juventud, esa época de tu vida donde abrazas la música radicalmente. Esos años donde te haces socio de una tribu urbana y la acoges frenéticamente, hasta el extremo, en plan hooligan futbolero o yonki terminal. Yo siempre he sido siniestro, tribu oscura también conocida como dark, cebolla o gótica. Y como buen gótico lo era con todas sus consecuencias: uñas pintadas de negro, cabello encrespado, creepers con hebillas, crucifijos y amor incondicional por Siouxsie, Rozz Williams, Eduardo Benavente y Robert Smith. Luego supuestamente maduré( siempre fuimaduro) y enseguida cambié sin pestañear el negro por una camiseta de mas punk y menos friky y abracé el indie pop con la misma pasión. Eso sí, pese a los constantes cambios de onda musical la música dark nunca me ha abandonado. Quizás porque detrás de toda la parafernalia asoman hits inconmensurables y canciones imbatibles de esas que nunca te abandonan. Pero la verdad es que siempre sere un frikaso post punk.

Regresaba a casa y el viento chocaba en mi rostro, mi cuerpo estaba caliente, la caminata había sido placentera pero exhausta, entonces sonreí tontamente porque hablaba conmigo y decía; -esto del viento es un lugar tan común, que seria buenísimo comenzar un cuento-, fue en- ese momento en el cual me detuve, respire tome un trago de agua y deje la botella en la basura, se había terminado, moví los pies (me dolían) y sentí la primera gota de agua en mi cabeza y me apresure a caminar, mi paso no fue suficiente para llegar a resguardarme a la parada del metrobus, tuve que detenerme un puesto de periódicos, para resguardarme del agua, me mantuve 4 o 5 canciones ( a veces es mejor medir el tiempo con canciones) allí esperando la lluvia dejara de caer tan fuertemente.

Me quede mirando; la lluvia caer, la gente corriendo del agua y los automóviles pasando como si nada les afectara, después de todo no les afectaba esa lluvia, sólo a los transeúntes, reaccione yo estaba mirando la lluvia y me emocionaba ver como caía y como se veía furiosa, como bailaba el agua en el piso formando riachuelos y como las gotas salpicaban mi rostro(yo resguarde mi mochil con mi cámara dentro).

Terminaba de esa forma la tarde, una lluvia lloraba conmigo, o me reconfortaba en una digna saudade, después de mucho tiempo te vi, después de mucho ocurrió el encuentro y fue fantástico, algo en mi quería verte de nuevo, la mesura me decía espera habrá mas momentos y estaba feliz, y emocionado, repare en la conversación que habíamos tenido unas horas antes, sobre las pasiones y las cosas que nos emocionaban, allí estabas tú presente nuevamente, emocionándote con las cosas de la vida, pensé que delicia ha de ser eso, pensaba mucho y más me emocionaba, recordarte; ame el momento en el cual llegaste al metro y me dijiste: ¿tomamos taxi puedes caminar?(mientras que te miraba y en mi cabeza decía que sexy se ve), ame cuando lloraste, eso lo ame como no tienes idea, no sé si fue lo correcto no hacer una locura en ese instante, pero creo que así ese segundo lo fue, ame la caminata, las decisiones del transporte breve y equivoco, ame compartir la comida, ame tu sonrisa, ame que dices estas fea cuando estás muy bonita, ame las selfies y me emocionaron, ame tu silencio y cuando yo hablaba y me respondiste y reencontré esa fascinación por ti desde el primer momento, inteligente y brillante, -eres poesía- te lo he dicho hasta hueles a ello simplemente te va.

Revise mi celular quería saber si habías llegado a casa, yo ya tenía como 20 minutos o media hora allí, no sé cuánto tiempo fue, te digo fueron 4 o 5 canciones, mientras contemplaba la lluvia se me antojo un cigarro, pero me quede con él con el antojo suspire y seguí en mi soliloquio, hasta que algunas gotas se colaban en la lona del puesto del periódico y me caían en la cabeza.

La lluvia no paraba pero se había calmado, un poco, casi marcando el fin de la emoción, en ese lapso de descanso sustancioso y placentero, decidí caminar a tomar el metrobus y comenzaba a sonar "Your Bones de Of Monsters and Men, para simplemente indicarme que la tarde había sido maravillosa, de las mejores.

Me preguntabas si creía en los, vaticinios, te respondí que si, y ya no me terminaste de contar de los números, algo que me gustaría me contaras, porque me encanta me hables y digas cosas, yo ahora te pregunto ¿crees en el destino? porque yo creo en ambas cosas, siento mucha fortuna de haberme encontrado en este camino a ti. Me subí al Metrobus y pensaba, como se cuales son las señales y como se cómo interpretarlas, esto es coincidencia o es inevitable, es por azar o por destino, y no me importo es como es y me alegra que sea. Pero esta Canción estaba sonando en el momento precisó, porque la música siempre dice la verdad.


" Troubled spirits on my chest
Where they laid to rest.
The birds all, left my tall friend,
As your body hit the sand.
Million stars up in the sky
Formed a tigers eye
That looked down on my face,
Out of time and out of place.

So hold on,
Hold on to what we are,
Hold on to your heart"


Terminaba la canción estaba sentado, rumbo a casa, mirando las gotas en las ventanas, volví a pensar en una película, un cuento, me reí era otro lugar común, ¿habría valido la pena filmar esto o escribir un cuento?


Estas por encima de todas las cosas y en mitad de mis pensamientos
Ahir em van preguntar perquè et segueixo parlant; saps que vaig respondre perquè t'estimo i perquè es no tens a ningú, però això és molt simple, perquè gent com tu no és fàcil (i potser mai és fàcil), i gent com jo definitivament és simple i ximple, i no crec que entenguessin tot el que ha passat ... el temps, és el temps, el passat és el que em va portar avui, i estic feliç de viure i de vegades m'espanta pensar que ja he viscut tant que ja em sento cansat que no tinc més i que encara no sóc tan vell com em sento ... i la veritat prefereixo passar de mi, de el món de la gent, tu em vas veure com a home i no com mounstro, el teu vas creuar el món per veure i no vas decidir posar un pretext ximple per no quedar amb mi, tu li vas somriure a la mort, quan aquesta es podria, el teu vas pintar de colors, una habitació fosca, i sembla que em vas voler de veritat, perquè llavors ¿perquè no hauria voler-te, estimar-te buscar-te, i parlar? .. . qui més ha fet alguna cosa per mi ... només tu, la mort i la bogeria ...

 

Importa una y mil veces decir lo que sucede

nunca es mal momento cuando se dice con sinceridad

no es que sea un niño más bien es que soy sentimental,

cursi y algo bobo

pero al final soy sincero con lo que digo y siento

no lo negare te extraño

y me haces falta extraño hablar

las charlas y las noches en vela

escuchando de ti, tu vida y tus proyectos

no es costumbre

es que en realidad me gustas

hoy que no estás el tiempo arrasa todo

sé que no pasa nada pero es como si me pasara todo…

muerto en vida, muerto en pijama. en sueños escucho el rugido del hambre, los pies se me salen del ataúd.
Walter Benjamin dijo una vez que la primera experiencia que el niño tiene del mundo no es que "los adultos son más fuertes, sino su incapacidad de hacer magia". La afirmación, efectuada bajo el efecto de una dosis de veinte miligramos de mescalina, no es por esto menos exacta. Es probable, en efecto, que la invencible tristeza en la cual se sumergen cada tanto los niños provenga precisamente de esta conciencia de no ser capaces de hacer magia. Aquello que podemos alcanzar a través de nuestros méritos y de nuestras fatigas no puede, de hecho, hacernos verdaderamente felices. Sólo la magia puede hacerlo. Esto no se le escapó al genio infantil de Mozart, quien en una carta a Bullinger señaló con precisión la secreta solidaridad entre magia y felicidad: "Vivir bien y vivir felices son dos cosas distintas; y la segunda, sin alguna magia, no me ocurrirá por cierto. Para que esto suceda, debería ocurrir alguna cosa verdaderamente fuera de lo natural".

Los niños, como las criaturas de las fábulas, saben perfectamente que para ser felices es preciso tener de su lado al genio de la botella, tener en casa el asno cagamonedas o la gillina de los huevos de oro. Y en cada ocasión, conocer el lugar y la fórmula vale mucho más que proponerse honestamente y dedicarse con todas las fuerzas a alcanzar un objetivo. Magia significa, precisamente, que nadie puede ser digno de la felicidad; que como sabían los antiguos, la felicidad, para el hombre, es siempre hýbris, es siempre arrogancia y exceso. Pero si alguien llega a reducir la fortuna con el engaño, si la felicidad depende, no de lo que esa persona es, sino de una nuez encantada o de un ábrete-sésamo, entonces y sólo entonces puede decirse verdaderamente feliz.


Te llevo cerca del pecho

a vos, a vos, y a vos, y a vos…

Ayer he visto como el sol se ocultaba, como terminaban los días mas largos y comenzaban las noches mas oscuras, presencie el ciclo de las batallas  de los dioses del bien contra de los dioses del mal y el equilibrio que este representa,  el tiempo de la luz perece y ahora reinaran las sombras hasta que vuelva a comenzar estas batallas que nos  completan con fe y voluntad con miedo y valor. Cada 23 de Junio es especial, es el momento en cual me alisto a preparar la abertura de los umbrales, no es todo también participe en el festín del solsticio de verano, este año toco danzar con el fuego bajo la lluvia, es no evito que  brincara sobre la hoguera.

 

Por momento me quede mirando el fuego le ofrecí los ritos y los deseos hable con el y el me mostro las formas, los momentos las oportunidades y la esperanza, me hablo,  le pedí deseos y le conté mis sueños, le dije mis angustias que se comió con avidez.   El regreso a casa no fue ni mucho menos digno de la noche el agua, y la lluvia las flores que recogí en el camino, cruce otros umbrales mas, camine  en el agua cruzando las calles, mojándome por completo los pies, era noche de San Juan y quería encontrarme con las Hadas, quería llegar pronto a casa y preparar la miel y el pan, las flores y las velas, la ofrenda a los espíritus que llegan los buenos espíritus que traen buena fortuna o mensajes  de un tiempo y lugar pasado o lejano, pero también las espinas y el olor fuerte de las yerbas e inciensos para lajear a los demonios que también tienen la libertad de cruzar en esta noche mágica, me prepare como todos los años, hice los ritos y me dormí, para en la mañana estar presto al amanecer y recoger el roció de el agua sobre las plantas en la mañanita de San Juan.

 

Ya es de día  y se que anoche hable con el fuego y este me devoro, espero las flamas amables, comieran lo malo y de las cenizas que quedaron de esa hoguera yo renazca como el fénix o la salamandra, renovado y bueno. Y siempre sin olvidar que esta noche de magia es una noche en honor al amor mismo, al amor del Sol a la Tierra y como se resiste a abandonarla.

Confieso.
Que peco,
de pensamiento,
de palabra
y de obra

sobretodo
de obra,
cada vez
que mis manos
te imaginan.
La gente no quiere saber por qué pasó nada, sólo qué pasó y que el mundo está lleno de imprudencias, peligros, amenazas y mala suerte que a nosotros nos rozan y en cambio alcanzan y matan a nuestros semejantes. Se convive sin problemas con mil misterios irresueltos que nos ocupan diez minutos por la mañana y a continuación se olvidan sin dejarnos escozor ni rastro. Precisamos no ahondar en nada, que se nos desvíe la atención de una cosa a otra y que se nos renueven las desgracias ajenas, como si después de cada una pensáramos: 'Ya, qué espanto, ¿de qué horrores nos hemos librado?' A diario necesitamos sentirnos, por contraste, supervivientes inmortales
La primera gran divinidad que rigió a la Humanidad no fue un dios, sino una diosa. O mejor dicho, múltiples diosas, adaptada cada una a la idiosincracia de las tribus y pueblos que las adoraban, y que son reflejo de una y misma deidad, extendida a lo largo y ancho de Europa y Asia. Aunque derrocada por los dioses masculinos, la Gran Diosa Madre sigue teniendo una notable, aunque soterrada, presencia incluso hoy en día.

Madre de los mil nombres, madre de los mil siglos, madre de todos y de todo, la Madre Tierra  y su equivalencia como Diosa Madre es un tema que aparece en muchas mitologías.  El ancestral mito animista de una Madre Tierra como un organismo viviente es común en las creencias de muchas culturas a lo largo de la historia.. Los pueblos agradecían a la naturaleza, en su conjunto, los bienes que esta les otorgaba. No se solía discernir entre el mundo vivo y no vivo, por cuanto para ellos toda la naturaleza lo era. La moderna arqueología viene descubriendo continuamente testimonios de la presencia de la Diosa entre la Humanidad desde los primeros tiempos. Se han hallado diversas figuras pequeñas y, a menudo, corpulentas, en el transcurso de excavaciones arqueológicas del Paleolítico Superior, siendo quizás la más famosa la Venus de Willendorf (hacia el 22 000 a. C.) 

Las imágenes más antiguas a través de las cuales los seres humanos dieron forma a una idea son las denominadas Venus o Diosas-Madre. Su presencia se extiende por toda Europa, Asia, África, Australia, América. Esto es realmente significativo, manifiesta una idea con gran arraigo entre las personas de todo el mundo hace más 30.000 años (probablemente es muchos miles de años más antigua), una idea que se fue diversificando y adaptando a las necesidades del momento, pero manteniendo sus signos distintivos comunes. Esa diosa madre primigenia es partenogenética, osea engendradora de vida a partir de si misma. La Gran Diosa  era reina del cielo y madre de los otros dioses que se derivaron de ella.

Hace unos doce mil años ocurrió lo que los arqueólogos e historiadores llaman  "revolución neolítica" o "revolución agrícola". También se produjo un cambio social. Hasta entonces los hombres se habían ocupado de la caza y las mujeres, de la recolección. La aparición de la agricultura, que potencia la tradicional tarea de la mujer, acarrea una nueva valoración del elemento femenino. La recolectora pasa a un primer plano. Se instituye el matriarcado.

"Las culturas más antiguas de la humanidad llegaron a la conclusión de que la vida surgía, se perdía y volvía a aparecer en un ciclo incesante (como les daban a entender las distintas fases de la luna, el renacimiento de la serpiente,...). Entendieron que todos los elementos componentes de la naturaleza sin excepción (plantas, árboles, rocas, montes, agua, viento, sol, luna, estrellas, mar...) eran seres vivientes como el ser humano mismo, puesto que todos esos elementos tomaban parte de igual manera en el ciclo de vida, muerte y regeneración. En el marco de este pensamiento animista, concluyeron que la naturaleza en su conjunto era una mujer/madre generadora de vida y crearon la gran metáfora que ha marcado el pensamiento del ser humano hasta nuestros días. Hoy en día está plenamente documentado que esta metáfora de natura/mujer es patente en todo el arte neolítico a través de miles y miles de imágenes”.

Cada cultura, cada religión de los pueblos antiguos, adoró una representación de la Diosa Madre, representante de la estrella Spica , la principal de la constelación de Virgo desaparecía en el horizonte el 15 de agosto, fecha que coincidía con la recogida de la cosecha de trigo seco y maduro, Spica (La espiga) volvía aparecer el 8 de septiembre coincidiendo con el momento de la siembra.  La Diosa Madre se asociaba a la estrella Spica, los cristianos adoptaron  las fechas de los cultos paganos pero a través de su simbolismo, así  la festividad de la Asunción de la Virgen se celebra el 15 de agosto y su nacimiento  el 8 de septiembre.

Muchas culturas antiguas adoraron deidades femeninas como parte de sus panteones que encajan con la concepción moderna de «diosa madre». Las siguientes son ejemplos:  Tiamaten la mitología sumeria, Ishtar (Inanna) y Ninsuna en la caldea, Astoret en Canaán,  Tanitpara los cartagineses, Astarte para los fenicios en Siria, Isis o Hator en Egipto y Afrodita en Grecia, por ejemplo.

Su culto se propagó por todos los pueblos del Mediterráneo, resistiendo la expansión del cristianismo durante el Imperio romano hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, en el año 535EL relato más inspirado de toda la literatura antigua aparece en el Asno de oro, escrito por Lucio Apuleyo en el siglo II d.C.; se trata de la primera novela en latín, en la de Lucio invoca a Isis desde las profundidades de su tristeza, tras lo cual, aparece ella y le dice:

"Aquí me ves, Lucio, en respuesta a tu plegaria. Sepas que soy madre y naturaleza universal, señora de todos los elementos, principio primordial de los tiempos, soberana de todas las cosas espirituales, reina de la muerte, de los oceános, y también reina de los inmortales, la única manifestación de todos los dioses y diosas, mi gesto manda sobre las alturas resplandecientes del cielo, la saludable agua del mar y los secretos lloros del infierno. Aunque soy adorada en muchos aspectos, y conocida por nombres innumerables... los troyanos, que fueron los primeros que nacieron en el mundo, me llaman Pesinuntica, madre de los dioses, los atenienses, naturales y allí nacidos, me llaman Minerva y cecrópea, Pesinuntica, medre de los dioses, los atenienses, naturales y allí nacidos, me llaman Minerva cecrópea, y también los de Chipre, que moran cerca de la mar, me nombran Venus Pafia, los arqueros y sagitarios de Creta, Diana, los sicilianos de tres lenguas me llaman Proserpina, los eleusino, la diosa Ceres antigua y otros me conocen como Juno, otros Bellona, otros Hectes, otros Ranusia pero los egipcios que se destacan en el aprendizaje y culto antiguo, me llaman por mi nombre verdadero... Reina Isis.

Yo soy la madre natural de todas las cosas, señora y rectora de todos los elementos, la progenie inicial de los mundos, poseedora de los poderes divinos, reina de todo lo que hay en el Infierno, señora de todos los que viven en el Cielo, que se manifiesta única y bajo una sola forma en nombre de todos los dioses y diosas. Dispongo a mi voluntad de los planetas del cielo, los saludables vientos de los mares y los omninosos silencios del infierno; mi nombre, mi divinidad, se adora por todo el mundo y de diversas maneras, con costumbres variables y bajo muchos nombres"

El culto a la Diosa, tanto en Roma como en Grecia, pervivió con gran vigor hasta los primeros siglos de nuestra era, hasta el momento de expansión del Cristianismo y de la adopción de los cultos egipcios por el mundo romano.
En la mitología griega, el Arquetipo de la Gran Madre estuvo representado por Gea o Gaia(Tierra), personificando a la Madre Tierra.  quien fue la primera creación cósmica tras el Caos inicial y madre de todas las cosas.  Entre los himnos homéricos (siglos VII-VI a. C.) hay uno dedicado a la diosa madre llamado «Himno a Gea, Madre de Todo».

Cantaré a la Tierra, madre de todas las cosas, bien cimentada, antiquísima, que nutre sobre la tierra, todos lo seres que existen.

En su “Teogonía” Hesíodo relata cómo, después del Caos, surgió Gaia «la de amplio pecho», y con ella la creación de los dioses del Olimpo. Posteriormente fue sustituida por su hija Rea -a veces también llamada Cibeles- en las culturas del Egeo, Anatolia y el antiguo Oriente Próximo. La diosa frigia Cibeles  fue adorada en Roma como Magna Mater, la ‘Gran Madre’ e identificada con Ceres, la diosa romana de la agricultura que era aproximadamente equivalente a la griega Deméter, Es fácil confundir a Deméter con Gea, su abuela, y con Rea, su madre, o Cibeles. Demeter junto a su hija Perséfone eran los personajes centrales de losmisterios eleusinos pero con diferentes aspectos y adorada con diferentes cultos. Los griegos nunca olvidaron que el antiguo hogar de la diosa primigenia era Creta, donde una figura en parte identificada con Gea había sido venerada como Potnia Theron, la ‘Señora de los Animales’, o simplemente Potnia, la ‘Señora’.

Mahimata, es un término que significa literalmente 'madre tierra. En el contexto de las religiones de la India, el culto a la diosa madre puede seguirse hasta los orígenes del vedismo (la religión anterior al hinduismo). En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.) existe la diosa Áditi, la madre de todos los dioses. También se presenta el concepto de la Tierra como diosa madre. En la posterior literatura puránica (desde el siglo III a. C.) se alude a la diosa madre con varios nombres, como Durga, Deví, Maya, Párvati.  '. 

En África era Mag. Haumea y su hija Pele en Hawai. Madre Serpiente para los aborígenes australianos, también llamada «Serpiente Arco Iris». Umay o May o  es la diosa madre de los túrquicos siberianos. Se la representa con sesenta trenzas doradas, que parecen rayos de sol. Se cree que una vez fue idéntica a la Ot de los mongoles.
En América, la divinidad existía bajo los nombres de Pachamama para los Incas; Ñuke Mapupara los Mapuches; Ixchel, la Hera del panteón Maya; Coatlicue para los Aztecas; la Nuna de los esquimales; Tacoma de los Salish; Maka Ina de los Siux Oglalas; Iyatiku de los Keres y Kokyang Wuthi de los Hopis, además de otros muchos.

Las comunidades contemporaneas quechuas y aimaras de los Andes Centrales de América del Sur, sostienen con fuerza el culto a la gran deidad incaica Pachamama como núcleo del sistema de creencias de actuación ecológico-social. La religión centrada en la Pachamama se practica en la actualidad en forma paralela al cristianismo, al punto tal que muchas familias son simultáneamente cristianas y pachamamistas. El culto a Pachamama es masivo en las áreas rurales y pequeños pueblos y ciudades, encontrándose también entre los emigrantes andinos a las ciudades medianas y grandes, incluso Buenos Aires y el sur de la Argentina. 

La deidad ctónica  tiene también su lado destructivo -o autorregulante- como podemos presenciar en los terremotos, inundaciones, tsunamis, o en las manifestaciones violentas de la divinidad femenina, como la ambivalente y vigente diosa hindu Kali, la santa patrona de la ciudad de Calcuta,  en su templo se hacen sacrificios de animales en su honor. Y  la arcaica Hécate,  dueña del caldero de la vida, que se mantiene actualizada como hechicera en las religiones neopaganas como la Wicca.

La devoción a la Virgen negra tiene su principio en la creencia de los pueblos primigenios de venerar a la madre tierra. En la veneración de aquellas divinidades paganas de la fecundidad se adoraban las piedras negras caídas del cielo (meteoritos) como generadoras de vida. El color negro no alude aquí a los terrores asociados a la noche, sino a las entrañas de la tierra, al seno de la tierra, a la prieta materia prima donde se gestan los ciclos vegetales y la vida en general.

La Madre Tierra y la diosa parturienta se fusionaron en el cristianismo con la Virgen María; así, no es sorprendente que en los países católicos su culto supere incluso al de Jesucristo. En ella existe aún una conexión con el agua vital y los milagrosos manantiales curativos, con los árboles y las flores, con los frutos y las cosechas; desde la transformación de Isis en la Virgen Maria, vemos como la Gran Diosa Madre reaparece en el panteón metamórfico de los arquetipos y del inconsciente colectivo, como una veta tierna y luminosa. Tonantzin sincretizada en la Virgen de Guadalupe,. O la diosa Yemayá de la religión africana yoruba que se adapta en Cuba con la Virgen de Regla o en Venezuela con la Virgen del Valle en rituales de la Santería.  En España se rinde culto a numerosísimas  vírgenes negras, entre ellas la Virgen de Atocha, la de Guadalupe en Extremadura, la de Montserrat en Cataluña, la Virgen de Regla en Cádiz.

La Diosa Madre juega aún con muchos nombres en la Vieja Europa, como la báltica Ragana, la rusa Baba Yaga, la polaca Jedja, la servia Mora, Morava, o la irlandesa Morrígan, lo cual demuestra que no fue borrada del mundo mítico. En la mitología vasca aún pervive la presencia de una diosa llamada Mari; también existía la figura de la diosa Amalur (en idioma euskara, literalmente ‘madre Tierra’).

Dana o Danu es una antiquísima diosa céltica que dió nombre a varios de los más importantes ríos de Europa: Danubio (latín Danuvius; húngaro Duna; alemán Donau); Don, Dnieper y otros.  Diosas con el nombre de Danu aparecen también en Rusia y en la India. En el Ríg-Veda el nombre de la diosa Danu significa «corriente» y «las aguas del cielo».  La diosa irlandesa Anann, a veces conocida como Dana o Danu, tiene un impacto como diosa madre, a juzgar por el Dá Chích Ananncerca de Killarney (Condado de Kerry). La literatura irlandesa nombra a la última y más favorecida generación de dioses como ‘el pueblo de Danu’ (Tuatha de Dannan).  

Las Diosas de la Vieja Europa aparecen en narraciones populares, creencias y canciones mitológicas. En la mitología nórdica, la Gran Madre estuvo representada por la misma madre de Thor, quien era conocida como Jord, Hlódyn o Fjörgyn. A pesar de la demonización de la Diosa, sus recuerdos pervivieron en cuentos de hadas, ritos y costumbres, incluso en distintas lenguas. Las colecciones de cuentos, como los alemanes de Grimm, son ricas en motivos prehistóricos que describen las funciones de esta Diosa del Invierno, Frau Holla (Holle, Hell, Holda, Perchta, etc...).    Las historias de doncellas cisnes y pájaros parlantes de los cuentos de hadas provienen de estos tiempos. La Diosa Pájaro que une el cielo y la tierra, la lluvia y los manantiales y la antropomorfa Diosa Donante de Vida como guardiana del bienestar familiar y antecesora de la humanidad, pervive como un Hada que también se transforma con la forma de un ánade, un cisne o un carnero que trae suerte o fortuna; como profetisa, es un cuclillo y, como Madre Primitiva, aparece bajo la forma de un ciervo sobrenatural (mitología irlandesa) o de un oso (griega, báltica y eslava).

Como explica la investigadora Bárbara Walker:

A la tierra se le han dado miles de nombres femeninos (Asia, África, Europa) que corresponden a distintas manifestaciones de una misma Diosa. Diversos países llevaban el nombre de alguna antepasada o de otra manifestación de la Gran Madre: Libia, Rusia, Anatolia, Lacio, Holanda, China, Jonia, Acadia, Caldea, Escocia (Scotia), Irlanda (Eriu, Erin, Hera), fueron sólo unos pocos. Cada nación dio a su territorio el nombre de su propia Madre Tierra.

Sin dejar mirar la hora se que es de noche

porque puedo oler el perfume de la muerte,

estas calaveras aullando les conceda un baile

me seducen con la fría mortaja,

las niego y me doy la vuelta no hoy quiero yacer

con los huesos y enamorarme  de la dulce putrefacción,

preferiría uno de tus besos musa,

tener en los labios el rojo de tu pinta labios y sentir

tu reparación sobre mi,

tocarte el cuerpo y desnudarte para asimilar los secretos de tu piel

encontrarme en los mapas bíblicos que contiene  tu cuerpo

revivir con el sonido de juego de amantes,

que delirio evoca lo clandestino y lo imposible,

 me gustas tanto como para olvidarme de la muerte

para traicionar toda mi moralidad  y ser el cause de

las ilegalidades en la habitación,

que pena y que dolor que estés allí  donde los poetas sueñan

y yo aquí atrapado buscando tu imagen

en lo imposible queriendo invocar daimones que me entreguen

el momento en este universo

en el cual pueda revivir con tus besos.

Ruiseñor negro os vais a cantar de pena

dolor oculto con el amanecer,

suicida  los despojos

de tu pecho quebrado,

alas violentas gastadas maltrechas

vuelan sobre el mar,

ave solar teñida  de noche

beberá la sangre podrida del mundo.

 

¿Qué culpa tiene el amor?

de la mentira que es la muerte

de lo sufrido en la vida.

canta, canta, canta, ruiseñor

negra es la cosecha de octubre

canta, canta, ruiseñor trae de vuelta al sol.

 

Nada malo tiene extrañar a quien se quiere

ni malo es querer a quien ya no esta

un poco de silencio cumple una promesa

y has de encontrar

la forma de cruzar al más allá,

psiocompo juguetón

asedia el mundo con un último revoloteo,

enséñame  triste señor

como se lucha contra el imposible

pequeño y vigoroso,

magia perfecta destierra tinieblas

ruiseñor negro de collar de calaveras.

 

¿Qué culpa tiene el amor?

de la mentira que es la muerte

de lo sufrido en la vida.

canta, canta, canta, ruiseñor

negra es la cosecha de octubre

canta, canta ruiseñor trae de vuelta al sol.

 

Necesitó que me cuides hasta que mis ojos

no brillen mas

esta luz de noche me atemoriza

hoy aun mas

que fragilidad desvanecida es mi realidad,

si todas las aves cantaran

el mundo podría volver a girar,

hoy que todo termino

no vendrán cisnes a entonar un canto,

luciérnagas brillando en los pantanos,

no habrá estrellas en las noches,

frio y violento octubre

vaticino sin luz nadie salvara mi invierno.

 

¿Qué culpa tiene el amor?

de la mentira que es la muerte

de lo sufrido en la vida.

canta, canta, canta, ruiseñor

negra es la cosecha de octubre

canta, canta ruiseñor trae de vuelta al sol.

Se olvidan los nombres de las calles,
pero no las esquinas y los charcos con los besos y los abrazos ansiosos de un mejor lugar, con menos gente.

Se olvidan las promesas rotas,
pero no los juramentos incumplidos que nos dejaron
a más de dos pasos de la esquina más cercana a la felicidad.

Se olvidan cuantos,
pero no el tipo de besos, ni la textura de los labios, ni la temperatura de la saliva que, aquella tarde, se conformaba con tu boca.

Se olvida el color de tus zapatos,
pero no a firmeza de esos pasos cuando le dieron la espalda a nuestra historia.

Se olvida en que banca,
pero jamás en que parque.

Se olvida el tono de tu voz,
pero jamás la intención, el color, la duración
y la ansiedad de tus palabras.

Se olvida la lluvia,
pero jamás la tarde nublada en que nos besamos por primera vez.

Se olvida el color de la ropa tirada,
pero jamás el tono de la desnudez.

Se olvida el futuro inconcluso,
pero nunca el pasado irresoluto.

Se olvidan las veces que lloramos,
pero nunca el saudade de las lágrimas.

Se olvidan los nombres,
pero ningún detalle de las manos, los párpados, los pies, las piernas y las nalgas.

Se olvidan los motivos,
pero jamás las despedidas.

Se olvida el tono exacto de la piel,
pero no la temperatura del sudor.

Se olvida en que noche
pero no puede olvidarse la sábana, el techo y la risa con eco mudo.

Se olvidan las palabras,
pero no los silencios.

Se olvida,
pero jamás se desolvida...
últimamente hay un culto romántico al underground, a lo que pasó hace años, una fascinación por la crisis y el desastre, pero esa fascinación puede llegar a ser una nueva manera de no querer mirar lo que nos está pasando, no querer ver que ir a peor no tiene por qué generar un movimiento de superación, sino de mediocridad, creo que es una mistificación el hecho de que estando aplastados y débiles las cosas tienden a explosionar, creo que es un mito basado una falta de análisis, es un mito romántico que se desentiende de condiciones materiales de nuestro aquí y ahora que son únicas e irrepetibles, la historia siempre tiene algo de imprevisible y creo que estamos cegados queriendo vivir en un presente mítico, como si todo siempre fuese lo mismo, lo que evita que intentemos entender nuestro presente.

Os voy a contar mi vida. Tranquilos,

es poca cosa, no tardaré mucho;

sé que estáis todos muy ocupados,

y seguramente os importe poco, o nada.

 

Escuchadme atentamente: mi vida

apenas se nota, pero es la mía,

y procuro poner en ella los cinco sentidos,

y siempre el corazón, y alguna destreza de alma.

 

Como casi todos vosotros, supongo

(aunque sea con otras palabras, y más o menos pereza).

Lo que ocurre es que, en mi caso,

anda de por medio la poesía. ¿Cómo explicarlo?

 

La poesía, y el trato con Dios,

y el amor absoluto e indisoluble

por M -que me lleva

a otra dimensión de todo.

 

Así que mi vida es Dios, y mi familia.

Y, por supuesto, los libros. Y esta pasión

por la belleza desnuda, este deseo

de amar sin medida.

sere molt breu, et estrany i això fa mal
hola 
se aproxima un festival de musica celta y rifan un boleto a la publicación con mas likes, no se si me puedan ayudar con un like....

nada mas es entrar en el enlace y darle like a la publicación ademas esta rolita no tiene desperdicio

hello

is to make a Celtic music festival raffle ticket and the publication with more likes, not if I can help with a like ....

nothing more is enter the link and give the publication also like  very thanks
Cipreses quemados en el fósforo de la sílaba, esqueletos jugando con la bola de estambre del gato obsceno, ataúdes que entierran lágrimas en las pupilas de las aceras; orejas que oyen al ojo, gritar ecos de muerte: piernas envueltas en ardientes fogones, dedos mutilados ante la navaja de la sociedad, agujeros negros en la muela que rebalsan la taza de té, rodillas agazapadas en la pensión del glúteo; noches, noches, noches y más noches, que se estrellan en la madrugada; aldaba erótica, aldaba que rompe en llanto y escupe balas de sus poros; senos de escopeta y muslos envueltos en sábanas; caderas pintadas en escudos y cintura amarrada al blues de los bardos. ─Estoy perdido, buscando una solución al resquebrajamiento de mi espíritu: ¿qué es lo que florece en la cuna de los versos?, ¿qué es lo que surge como daga de mis labios?, ¿qué es lo que te mata cuando te muestras?, tú me lo dirás muerte. Mientras tanto, entre golpes y trallazos: letras, sílabas, abecedarios, palabras de quebranto y elegías que perturban el manso caudal del poema; raudales que acompañan al poeta maldecido, grilletes que diseccionan los escombros de aquel que pensó diferente. Allá en la pradera: zarzas bebiendo el licor tiznado de los árboles, girasoles que mueren en manos de abejas tatuadas, venados que gritan como espectros: ¡ya no existimos!; tortugas que llevan en sus lomos el sinsabor del colmillo afilado de la injusticia, conejos que ya ni saltan, sino que se ahorcan en el árbol más cercano; todo esto, parece una película de ciencia ficción; sin embargo, es la caótica realidad en la que los peces saben a petróleo y el agua a putrefacción estancada. Todo esto, es lo que pienso del ataúd que arrastro en mis ojos; ¡perdóname poesía, por usarte en el caos que sufre mi amada alma!